Escrito por Administrator

Además de ser un país precioso, Sri Lanka también es muy segura. Ningún turista que llegue allá se ha ido con algo más que sólo un susto en algún autobús, por lo que es un país que se presta para viajar y caminar por sus calles con total tranquilidad, además de contar con playas maravillosas para surfear o descansar, algunas abarrotadas de turistas o habitantes de las zonas, o bien tranquilas, seguras, silenciosas y vacías.

Sus habitantes son muy simpáticos, inclusive los Tuk-tukeros, quienes están detrás de ti buscando hacerte alguna broma, lo cual es simplemente parte de su simpatía natural, sobretodo con los turistas.

 

 

 

Por más de veinte años, veintiséis para ser exactos, el país no siempre estuvo bien, y es que durante ese largo periodo de tiempo, el país se vio envuelto en una guerra civil que parecía nunca querer acabar, guerra que estuvo protagonizada por los separatistas Tamil Tigers y el gobierno. De cualquier forma, en el 2009 los Tigres no pudieron seguir luchando y, por fin la guerra terminó. Desde ese momento, el turismo creció de forma rápida, todo se arregló y el país sólo fue en subida.

Ustedes se preguntarán, ¿qué sucede con las mujeres?, bien, si eres una chica, evita por todos los medios llamar mucho la atención, y cualquier cosa que muestre demasiado las piernas o el pecho, evítalo excepto para las playas, y es que si bien las personas son respetuosas, las miradas hablan por sí solas, y los hombres no son ciegos.

 

Pero ya hablando de forma general, Sri Lanka es bastante segura, cómoda y preciosa, ideal para cualquier persona que desee viajar sola o acompañada.