Sri Lanka

La República Democrática Socialisata de Sri Lanka es un país ubicado en el sur de Asia. Se trata de una isla situada al sureste de la India, con una población de unos veinte millones de personas y una gran variedad de orígenes, religiones, lenguas y costumbres. Sri Lanka tiene dos idiomas oficiales reconocidos por la Constitución del país, el cingalés y tamil. La primera es predominante en casi todo el país, aproximadamente el 73,8% de los hablantes son cingaleses y aproximadamente el 26,1% de los habitantes son tamiles. La minoría del 0,1% restante, utiliza otros idiomas, como por ejemplo el inglés.
Sri Lanka se encuentra en el Océano Índico, a unos treinta y un kilómetros de la India, los dos países están separados por el estrecho de Palk, pero casi unidos por el Puente de Adán. Su área geográfica son unos 65.610 kilómetros cuadrados y una población de más de veinte millones de habitantes. El punto más alto de la geografía de la isla, es el conocido Monte Pidurutalagala con una altitud de 2.524 metros. Las ciudades principales son Colombo, que es la capital económica con más de 690.000 habitantes, Kandy y Galle. Dentro de la ciudad de Colombro, las de más densidad son Dehiwela-Mt Lavinia con unos 196.000 habitantes y Moratuwa con unos 170.000 habitantes. La ciudad más septentrional del país, es Jaffna, con 129.000 habitantes. Esta ciudad se en encuentra en la zona en disputa entre los militantes tamiles y el gobierno. La capital política de la isla es la ciudad de Sri Jayawardenapura (Kotte), situada a unos 15 kilometros al sureste de Colombo.
Desde el punto de vista histórica, esta isla fue nombrada, en el mapa de Ptolomeo, la Taprobane. Sri Lanka, gracias a su ubicación, jugó un papel importante en el comercio marítimo durante los tiempos antiguos. El budismo fue introducido en la isla en el siglo III antes de Cristo, probablemente bajo la influencia del emperador indio Ashoka. Uno de los símbolos del país es la estatua de Buda, en la ciudad de Dambulla. Una civilización próspera floreció en ciudades como Anuradhapura, durante el siglo II antes de cristo, hasta el año 1000, después de Cristo, y Polonnaruwa ( desde el año 1070 al 1200). Esta civilización durante el siglo V, creó una sociedad centrada en hidrológicos, enormes reservas artificiales de agua, bajo la influencia del budismo.
En la historia de Sri Lanka se han dado episodios conflictivos, como por ejemplo la ocupación de los reyes Tamil, sobre todo bajo el imperio de Chola en el sur de la India. El Mahavamsa (“la gran genealogía”) es un texto escrito en el siglo IV por el monje Mahanama. Este antiguo texto narra las historias de los reyes cingaleses y Dravidian de la isla. Abarca el período comprendido entre la llegada del rey Vijaya en el año 543 antes de Cristo. Durante el reinado del rey Mahasena, en el período del 334 al 361 antes de Cristo. El Culavamsa ha continuado esta tradición hasta escrita. Desde el año 1070 los cingaleses y los tamiles compiten para ocupar la mayor parte del territorio. Nos encontramos con el contraste entre el budismo y el hinduismo. Según los textos cingaleses, el sur de la isla sufrió dos ataques de Candrabhanu, gobernante del principado de Tambralinga (territorio que en la actualidad es Nakhon Si Thammarat en el sur de Tailandia). La primera tuvo lugar en el año 1247. Candrabhanu fue derrotado por el rey Parakramabahu II, pero se las ingenió para tomar el control del norte de la isla. Candrabhanu lanzó un segundo ataque en 1262, esta vez con la ayuda de las fuerzas cingalesas y de Tamil. Fue derrotado de nuevo y murió en batalla. Este episodio es el único ejemplo de un desembarque desde el sudeste de Asia, es decir, fuera de las fronteras de la región. En el siglo XX La parte marítima de la isla cayó bajo el control de Portugal, desde el siglo XIX. Con anterioridad había estado bajo el control holandés y el Imperio británico. Por el tratado de la Convención de Kandy, los ingleses tomaron el control de la isla en el año 1815. El gobierno británico introdujo el cultivo del té en la región de Ceilán y una red ferroviaria. Algunos historiadores indican que los británicos aplicaron el principio de divide y vencerás, para resolver el conflicto histórico entre los cingaleses (mayoría) y los tamiles (minoría). Este principio se manifestó en la política de la “representación de la comisión”, introducido a principios del siglo XX.